El Juzgado de Primera Instancia nº2 de Sevilla nos ha dado la razón, exonerando a nuestra clienta del pago de las cantidades que la entidad bancaria le reclamaba.

Cofidis S.A., reclamó a nuestra clienta supuestas cantidades adeudadas, por un previo préstamo de 3.000 euros. Pese a que durante años la clienta vino atendiendo los plazos del préstamo, Cofidis procedió a reclamarle una suma que casi suponía el importe íntegro del mismo.

Ante ello, y tras estudiar el asunto, advertimos que los intereses pactados eran del todo excesivos y contrarios a derecho, que le reclamaban además por algunos conceptos que nuestra clienta nunca contrató, y que el contrato tenía un contenido tan inteligible, que las cláusulas en las que el banco apoyaba su reclamación, eran nulas.

La Sentencia dictada recientemente, que además es firme, ha estimado todos nuestros argumentos, llegando a la conclusión de que, en efecto, las cláusulas precitadas eran nulas, no superando ni el control de transparencia, es decir, qué información se le dio a la clienta, ni el control de comprensibilidad, o lo que es lo mismo, que era imposible que la clienta llegara a entender realmente el contenido de cada cláusula en cuestión. Por ello, al declararse nulas dichas cláusulas y, por tanto, tenerse por no puestas en el contrato, la Juzgadora coincide con nosotros: nada debía nuestra clienta a Cofidis.

Como explica nuestro Letrado Félix Muñoz Pedrosa, quien asumió la defensa de nuestro cliente, este tipo de contratos y de reclamaciones por parte de la entidad bancaria, se produce de manera generalizada, mediante contratos-tipo que como se ha podido ver, resultan en no pocas ocasiones contrarios a derecho.

No te resignes y no renuncies a tus derechos, estamos a tu disposición para estudiar tu caso, y aconsejarte la mejor solución para tus intereses.